Blog

Internet es una nube (pero llena de archivos, servidores y cables)

Publicado por Enrique Benimeli en Informática, Recursos, Redes de ordenadores con 0 comentarios

Hace unos días compartí en este blog algunos recursos que explican cómo funciona Internet y cómo nos conectamos a la red de redes. Un vídeo y algunas infografías respondían a las preguntas: ¿qué es TCP/IP? ¿qué es una dirección IP? ¿Y un ISP? ¿Cómo funciona físicamente Internet? ¿Cuál es la diferencia entre ADSL, fibra óptica y cable? ¿Cuántos usuarios acceden a estas redes diariamente y a qué velocidad lo hacen? Este segundo post también pretende aclarar algunas cuestiones sobre algo que muchos curiosos de la tecnología se habrán planteado en alguna ocasión: ¿dónde están las cosas en Internet?

Nos sirve como ejemplo el acceso un día cualquiera a alguna red social como Facebook o Twitter, páginas web en las que publicamos “nuestro día a día” en forma de texto, enlaces, fotografías o vídeos. ¿Qué sucede desde que escribimos la dirección de Internet en el navegador hasta que vemos nuestro perfil en dicha red social? Sabemos que las páginas con información sobre nuestros contactos están en Internet, pero… ¿dónde exactamente? En algún lugar del mundo, pero si están en otro continente… ¿cómo accedemos a esas webs desde nuestro país? Vayamos por partes.

¿Cómo encuentra Internet la página web que escribimos en el navegador?

Router

El siguiente vídeo explica en apenas 5 minutos cómo funciona Internet, un servicio que utilizamos probablemente a diario, y del que no conocemos todos los detalles técnicos. Ocurre lo mismo con la electricidad en casa: simplemente funciona y la usamos sin preguntarnos el fundamento físico que lo hace posible. “Internet es un cable”. Así comienza la presentación de los elementos de la Red: clientes y servidores, protocolos, ISP, direcciones IP, fragmentación en paquetes, etc. Y sólo en 5 minutos.

¿Dónde “viven” las páginas web que visitamos?

Servidores y rack

¿Y esas páginas web que visitamos a diario? Unas costarán más tiempo y dinero que otras en ser diseñadas, pero finalmente no son más que un conjunto de archivos almacenados en un ordenador un tanto especial llamado servidor web.

Si decidimos disponer de una página web personal, deberemos decidir dónde alojarla. El hosting o alojamiento podrá ser gratuito o de pago, pero en cualquier caso, el concepto es el mismo: el conjunto de archivos que constituyen nuestra página web deberán estar almacenados en un ordenador conectado permanentemente a Internet para que nuestra web esté disponible para cualquier usuario las 24 horas del día y los 365 días del año.

¿Tus datos en una nube? Un poco más abajo…

Centro de datos

Y, ¿dónde están esos servidores? ¿A quién pertenecen? Bien, el tamaño de algunas empresas es tan grande (más bien el número de usuarios a los que ofrecen sus servicios), que cuentan con sus propios Centros de Procesamiento de Datos (CPD).

Por increíble que parezca, redes sociales como Facebook, con más de mil millones de usuarios, necesita concentrar en un centro de datos todos los recursos para organizar la información y dar el servicio.

Podríamos pensar que con apenas unas decenas de servidores sería suficiente para abastecer las demandas de los usuarios. Sin embargo, la infraestructura de Facebook cuenta con más de 50000 servidores, que por cierto utilizan distribuciones del sistema operativo GNU/Linux. De modo que cada vez que accedes a esta red social para subir una foto, estás utilizando un ordenador con software libre, al igual que ocurre con la mayoría de servidores web repartidos por el planeta.

Internet también “va” por el agua

Cable transoceánico: buzo

Cables transoceánicos. Existen. Se trata de cables submarinos de cobre o fibra óptica instalados sobre el lecho marino y destinado a servicios de telecomunicación.

La primera vez que lo cuentas, pocos lo creen. Quizá la opción de comunicación por satélite es la primera idea que nos viene a la mente. Y aunque los satélites de comunicaciones tiene importancia en las transmisiones, sobre todo televisión e Internet, los cables submarinos de fibra óptica siguen siendo la base de la red mundial de telecomunicaciones.

Podemos seguir pensando en Internet como algo abstracto, una nube. Pero ahora ya sabes que es algo físico y concreto; una red organizada en centros de datos, servidores y sobre todo muchos cables, algunos necesariamente por debajo del agua.

EmailFacebook39Google+2LinkedIn9Pinterest0tumblrTwitter11

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Plugin Sponsor WordPress Plugins